Ir al contenido principal

¿Y SI VOLTEAMOS LA FOTO?



No me gusta para nada la sensación de hacer algo por obligación. Yo creo que a nadie. Lo raro es que gran parte de nuestros días los empleamos en hacer cosas que no disfrutamos y se nota fácilmente en nuestras frases cotidianas: ...tengo que trabajar, tengo que llegar a la cita, tengo que hacer la comida, tengo que ir al banco, tengo que, tengo que, tengo que… y la lista puede seguir con muchos ejemplos más. ¿Te suena familiar? A mi sí.

¿Y que pasaría si sólo hiciéramos lo que nos gusta? Resulta difícil de imaginar ¿cierto?
¿De qué manera puedes hacer sólo cosas disfrutables en una vida llena de responsabilidades? Y es ahí donde está el nuevo enfoque en esa relación responsable-disfrutable.

Yo creo que ser responsable en la vida, con todas las cosas por hacer que ello implica en la práctica,  no tiene por qué ser una carga. Me gusta más bien verlo como una bendición y un motivo para agradecer. Resulta que si "tengo cosas que hacer", es porque "tengo cosas que agradecer que tengo" y para explicarlo mejor,  se me viene a la mente una de las frases que más me gusta de mi padre. Muchas veces, cuando le he platicado que me siento preocupada por todas las cosas que tengo que terminar en el trabajo, me dice: -Qué bueno que te preocupas porque tienes mucho trabajo, no sería lo mismo si la preocupación fuera porque no tienes. – y sí, es verdad.

Pasamos nuestros días quejándonos por cosas que mucha gente daría lo que fuera por tener: una casa que limpiar, un trabajo al que llegar, una fiesta que organizar, un auto que pagar, un proyecto que entregar, unos hijos que educar. Es sencillo, cambiemos el enfoque a favor y todo el peso de la responsabilidad se aligera.

Creo que finalmente se trata de hacernos la vida más fácil, de "voltear la foto" y encontrar el ángulo que más nos favorezca y nos guste, de dar gracias por lo que tenemos y hacer de cada día el mejor de nuestras vidas.  Si vamos por el mundo quejándonos, siempre tendremos razones para seguir haciéndolo.

Yo prefiero - y espero que así siga siendo- sentirme viva, satisfecha y a veces apurada (no lo niego) porque tengo mil y un cosas que hacer. Pero después de todo ¡de eso se trata vivir! ¿no es cierto?

De corazón, Mar Barbosa.

Facebook: mar.barbosa.7
Twitter: @marbarbosac

Entradas populares de este blog

Ho'oponopono: suelta, confía y sana tu vida.

¿Qué es Ho'oponopono? ¿De dónde surge? ¿Cómo practicarlo? ¿Qué me ofrece? Esta herramienta de resolución de problemas puede cambiar tu vida. Sana profundamente aquello que te lleva a manifestar dolor y sufrimiento, a través de la repetición de palabras. Charla compartida en el marco del evento "Sagrado Mercadito" en Cholula, Puebla. **El video tiene fallas de origen, pero espero de corazón que el contenido te sea útil.** Más información para sesiones individuales, mis libros y conferencias: Mi blog:  https://blogdemarbarbosa.blogspot.mx/ Facebook:  https://www.facebook.com/mar.barbosa.7 Email: mar.barbosa.c@gmail.com #Hooponopono   #SueltaYConfia   #SanaTuVida

25 SUGERENCIAS PARA VIVIR MEJOR

1. Ama lo que haces, haz lo que amas. 2. No pienses que mañana llegará lo que necesitas para ser feliz, agradece lo que tienes hoy. 3. Cree en ti mismo, aunque los demás digan lo contrario, confía en tu instinto. 4. Piensa en grande, pero da pasos pequeños y firmes diariamente, sin detenerte. 5. Comparte, da, ofrece… lo que das, recibes. 6. Descubre una nueva cualidad tuya cada día, te sorprenderás lo maravilloso que eres. 7. Fluye con la vida, no te apegues, suelta lo que te daña. 8. Corre el riesgo de ser tu mismo, sin miedo al qué dirán. 9. Haz algo nuevo cada día, no te estanques, muere lentamente quien no se renueva. 10. La vida es cambio, es novedad, es emoción… eso hace que valga la pena. 11. Comprende que el otro, aquél que tanto de daña, tiene una historia quizá mucho más dolorosa que la tuya. 12. Despeja tu vida de lo viejo, de lo que te impide crecer, de lo que te incomoda. 13. Sonríe sin razón, baila sin razón, alégrate sin razón. Pronto tendrás ra

AMA TUS MIEDOS

Te puedes imaginar un día lleno de momentos divertidos, de momentos en los que te sientes pleno y absolutamente agradecido con la vida. Te puedes imaginar un día lleno de situaciones que te hacen sentir cada vez mejor, cada vez más tu mismo, cada vez más cerca de la realización de tus sueños. Esto es posible, absolutamente posible y al alcance de todos los que en un momento de su vida DECIDEN vivir si miedo. El miedo forma parte de nuestra esencia, de nuestra manera de enfrentar la vida, porque lo hemos aprendido desde niños. El problema es que el miedo, que en su naturaleza es una emoción que nos previene de situaciones de riesgo, desempeñando un papel de “alarma” para protegernos, toma dimensiones fuera de la realidad y se vuelve una barrera que nos impide correr libres por la vida, se convierte en un sentimiento que nos paraliza, que nos hace llorar y que nos aleja cada día más de poder sentir y disfrutar cada momento de nuestros días plenamente. Es una sombra que pareciera