Ir al contenido principal

QUIERO AYUDARLE, PERO NO SE CÓMO.

Cuando sientes que quisieras poder ayudar a alguien que está pasando por una situación difícil, a veces parece que no tenemos manera de hacerlo, quisiéramos entrar en "su mente" y hacerles ver las cosas de otra manera.

Pero cuando recuerdas y asumes que lo que ves en el "otro" en realidad está en tu propia mente, es decir, todo lo que vemos es una proyección de nuestros pensamientos, entonces surge la claridad de que si sanamos lo que está en nosotros que nos lleva a ver la carencia, enfermedad, pérdida etc. en alguien más, puede ser sanado en mi.

Ahí es cuando puedes pedir a ese Poder que te creó, que sane en ti lo que sea que esté contribuyendo a la situación que observas en alguien más. Y desde ese lugar de entrega y apertura, por inspiración sabrás si en el mundo de las formas -físico- puedes hacer algo, o no.





Tal vez esa persona sólo necesite ser escuchada, tal vez sólo necesite que lo veas o la veas sin juicios, sin lástima, sin querer cambiarlo, sin dar consejos y querer que sea diferente.


Tal vez la petición desde un nivel más profundo -bueno, no tal vez, en realidad estoy segura- es que puedas ver SU grandeza y perfección a pesar de las aparentes carencias que se perciben pero que no son reales, pues no son su verdadera realidad. Nuestra verdadera esencia es que hemos sido creados a semejanza de la Perfección, la Abundancia, la Plenitud.


En resumen, ayudar a otros es asumir que puedo cambiar en mi mente los pensamientos que contribuyen a esa situación y dejarme guiar desde el Amor para actuar o solamente escuchar o acompañar en presencia consciente.


De esta forma, dejo que ese Amor, el Poder Creador, actúe a través de mi. Ya no soy yo quien ayuda, la ayuda es proveída a través de mi. Y siempre será a nivel causal -mente- y no a nivel de efectos -acciones-.

Repito, busquemos primero el Reino, y lo demás será dado por añadidura.

De corazón, Mar Barbosa.





Entradas populares de este blog

SOLTAR ES VIVIR EN LIBERTAD

Nos dicen suelta y confía, deja ir lo que te daña, no te preocupes y déjaselo todo a Dios. Pero en el día a día, llevar a cabo esto y sentirnos libres para seguir nuestro camino parece ser una labor muy dura y muy difícil. Y efectivamente lo es cuando no tienes claro por qué puedes confiar en la Vida y fluir con ella. Tenemos grabado en el subconsciente la idea de separación, de que estamos solos en el Universo, de que en algún lugar del cielo está Dios, pero nosotros estamos aquí, lejos, vulnerables y expuestos, a merced de las olas, siempre con miedo a naufragar. Eso es lo que hace tan difícil soltar. No reconocer que nunca hemos estado separados. Que siempre hemos estado protegidos y amados infinita e incondicionalmente por nuestro Creador. Escucha este artículo aquí. Por supuesto que dará mucho miedo soltarte de la cuerda al vacío si piensas que no habrá nadie para sostenerte. Parece hasta loco hacer tal cosa. Pero la clave está en hacer un alto –tal vez por primera v

25 SUGERENCIAS PARA VIVIR MEJOR por Mar Barbosa

Hace seis años escribí estas notas, las recordé recientemente por una amiga que me las hizo llegar en un momento de duda y confusión. ¡Dios nos habla de tantas maneras! Si estás leyendo esto hoy, no es casualidad. Con todo mi cariño te las comparto.  Ama lo que haces, haz lo que amas. No pienses que mañana llegará lo que necesitas para ser feliz, agradece lo que tienes hoy. Cree en ti mismo, aunque los demás digan lo contrario, confía en tu instinto. Piensa en grande, pero da pasos pequeños y firmes diariamente, sin detenerte. Comparte, da, ofrece… lo que das, recibes. Descubre una nueva cualidad tuya cada día, te sorprenderás lo increíble que eres. Fluye con la vida, no te apegues, suelta lo que te daña. Corre el riesgo de ser tu mismo, sin miedo al que dirán. Haz algo nuevo cada día, no te estanques, muere lentamente quien no se renueva. La vida es cambio, es novedad, es emoción… eso es lo que la hace que valga la pena. Comprende que el otro, aquél que tanto de daña, tiene una histor

ORACIÓN PARA MOMENTOS DIFÍCILES - Mar Barbosa Podcast

Espero que estos minutos te sean útiles para encontrar paz en tu corazón. Cierra tus ojos y escucha.