Ir al contenido principal

HE PASADO LA VIDA ESPERANDO


Un día, de aquellos en los que mi mente no para, dando vueltas y vueltas, buscando razones y respuestas, me di cuenta de algo que me sorprendió y -por qué no decirlo- fue muy doloroso.


“He pasado la vida, sí, LA VIDA, esperando” me dije a mi misma. Vaya descubrimiento.


Desde que era una niña, esperando crecer, esperando al primer novio, esperando ser independiente, esperando ser aceptada por los chicos de la escuela.

Al crecer, seguía esperando encontrar a la persona correcta para mi, esperando terminar la universidad para poder hacer lo que yo quisiera, esperando resolver mis problemas existenciales -que ya eran parte de mis conversaciones desde años atrás- y esperando que, en última instancia, llegara la felicidad. Mucho de esto lo comparto en mi libro "Amate y Vive.


Y ese día que te contaba al inicio de este texto, ese día me di cuenta de que SEGUíA esperando. No nos damos cuenta, parece tan normal, tan natural, que algún día llegará aquello que tanto ansiamos y necesitamos -el amor, el dinero, la familia, la independencia, la felicidad, la paz, la salud- y… no, nunca llega. Y si llega algo que se le acerque a las expectativas, llega acompañado de un profundo miedo, a veces inconsciente, a perderlo.

Esperar, siempre estar esperando algo. Que algo cambie, mejore, se adapte, se vaya, regrese. Rotundo artilugio del ego. Eso es lo que es. La premisa de esa parte de la mente que se sustenta en la carencia y la no suficiencia. Y duele, claro que duele, y te lleva a vivir insatisfecho, literalmente como un conejito persiguiendo la zanahoria eternamente.

Nunca habrá respuesta. Nunca será suficiente. Salvo que… en un momento de rendición, de cansancio extremo del alma, sueltes las armas, dejes ir las estrategias, planes y esfuerzos cotidianos y te des cuenta que AQUI Y AHORA no te hace falta nada. Te des cuenta de que en este preciso instante, ya tienes TODO lo que necesitas, tal vez no lo que crees desear, pero SI LO QUE necesitas. La Vida es sabiduría. Aquello que crees que te falta, en realidad te muestra algún velo que necesitas descorrer. El Amor no excluye a nadie, te sostiene y te ha sostenido siempre, incluso en los momentos de la más profunda tristeza.

Es en la mente donde nos contamos las historias de carencia. El mundo -egoico por supuesto- nos vende la idea de que necesitamos ser más, hacer más, tener más. Nos dice que el éxito está en lo que tienes, en lo que haces y en lo que muestras. 

Y vuelvo a decir, nunca será suficiente.


Tal vez, si hoy estás leyendo esto, sea el momento de rendirte, de aceptar lo que hay, no desde la resignación sino desde la confianza en un Plan más grande y perfecto. Tal vez hoy sólo necesitas respirar profundamente y sentir que en verdad YA lo tienes todo, ya se te ha dado todo lo que REALMENTE necesitas. Más allá de lo físico, más allá de lo impermanente, es ahí donde las respuestas están. Cuando hablo de "Elegir el Amor", a esto me refiero.

Te repito con todo el cariño: el Amor te sostiene a cada paso. Esperar es del ego, y el ego sólo busca reforzar el sufrimiento. Al final del día, es sólo pensamientos equivocados en tu mente, y puedes sanarlos, quitándoles fuerza a través de observarlos, traerlos a la luz y dejarlos ir. 




***

Si en algún momento sientes que necesitas apoyo en tu proceso, cuento con sesiones individuales online para trabajar juntos y sanar lo que te impide experimentar paz y plenitud.

Coaching · Espiritualidad
Ho'oponopono · Un Curso de Milagros · Sincronía



Entradas populares de este blog

Ho'oponopono: suelta, confía y sana tu vida.

¿Qué es Ho'oponopono? ¿De dónde surge? ¿Cómo practicarlo? ¿Qué me ofrece? Esta herramienta de resolución de problemas puede cambiar tu vida. Sana profundamente aquello que te lleva a manifestar dolor y sufrimiento, a través de la repetición de palabras. Charla compartida en el marco del evento "Sagrado Mercadito" en Cholula, Puebla. **El video tiene fallas de origen, pero espero de corazón que el contenido te sea útil.** Más información para sesiones individuales, mis libros y conferencias: Mi blog:  https://blogdemarbarbosa.blogspot.mx/ Facebook:  https://www.facebook.com/mar.barbosa.7 Email: mar.barbosa.c@gmail.com #Hooponopono   #SueltaYConfia   #SanaTuVida

25 SUGERENCIAS PARA VIVIR MEJOR

1. Ama lo que haces, haz lo que amas. 2. No pienses que mañana llegará lo que necesitas para ser feliz, agradece lo que tienes hoy. 3. Cree en ti mismo, aunque los demás digan lo contrario, confía en tu instinto. 4. Piensa en grande, pero da pasos pequeños y firmes diariamente, sin detenerte. 5. Comparte, da, ofrece… lo que das, recibes. 6. Descubre una nueva cualidad tuya cada día, te sorprenderás lo maravilloso que eres. 7. Fluye con la vida, no te apegues, suelta lo que te daña. 8. Corre el riesgo de ser tu mismo, sin miedo al qué dirán. 9. Haz algo nuevo cada día, no te estanques, muere lentamente quien no se renueva. 10. La vida es cambio, es novedad, es emoción… eso hace que valga la pena. 11. Comprende que el otro, aquél que tanto de daña, tiene una historia quizá mucho más dolorosa que la tuya. 12. Despeja tu vida de lo viejo, de lo que te impide crecer, de lo que te incomoda. 13. Sonríe sin razón, baila sin razón, alégrate sin razón. Pronto tendrás ra

AMA TUS MIEDOS

Te puedes imaginar un día lleno de momentos divertidos, de momentos en los que te sientes pleno y absolutamente agradecido con la vida. Te puedes imaginar un día lleno de situaciones que te hacen sentir cada vez mejor, cada vez más tu mismo, cada vez más cerca de la realización de tus sueños. Esto es posible, absolutamente posible y al alcance de todos los que en un momento de su vida DECIDEN vivir si miedo. El miedo forma parte de nuestra esencia, de nuestra manera de enfrentar la vida, porque lo hemos aprendido desde niños. El problema es que el miedo, que en su naturaleza es una emoción que nos previene de situaciones de riesgo, desempeñando un papel de “alarma” para protegernos, toma dimensiones fuera de la realidad y se vuelve una barrera que nos impide correr libres por la vida, se convierte en un sentimiento que nos paraliza, que nos hace llorar y que nos aleja cada día más de poder sentir y disfrutar cada momento de nuestros días plenamente. Es una sombra que pareciera